Image Min. de Comunicación, Gisela López. | Foto: Min. Comunicación.

La ministra de Comunicación, Gísela López, denunció el miércoles que el empresario y líder de la opositora Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, promueve una campaña para desprestigiar la construcción de la Casa Grande del Pueblo, un moderno edificio que reemplazará al Palacio Quemado construido hace 143 años como sede del Ejecutivo boliviano en La Paz.

"Advertimos porque hay una campaña maliciosa, malintencionada, distorsionadora de alguien que consideramos que no tiene moral para referirse a este tema", manifestó López y explicó que la Casa Grande del Pueblo, edificio de 32 plantas que será estrenado en junio, fue construida bajo el precepto de que la sociedad civil y las instituciones bolivianas tendrán acceso irrestricto a él.

López denunció esa campaña tras la difusión de un mensaje por Doria Medina en la red social Twitter, en el que afirma que la Casa grande del Pueblo es el "palacio de Evo" construido con un "despilfarro" de recursos.

El opositor, que podría pugnar con sexta vez consecutiva a la Presidencia de Bolivia en las elecciones pautadas para fines de 2019, mandó su tuit después de que el periódico opositor Página Siete puso en portada que "el Palacio de Evo" y no la Casa Grande del Pueblo, como institucionalmente se lo conoce, se estrenará en junio.

López dijo que, con esa campaña, Doria Medina, hoy por hoy el más intrincado opositor del  presidente indígena de izquierdas Evo Morales, pretende hacer olvidar, en la población, su vinculación con el narcotráfico.

Dueño del eslabón boliviano de la cadena de comida rápida estadounidense, Burger King, Doria Medina, que controla también una cadena de hoteles exclusivos en las ciudades de La Paz y Santa Cruz, apareció en un fotografía de 1992 junto al ya fallecido Isaac "Oso" Chavarría en prisión, uno de los peces gordos del narcotráfico boliviano de fines del siglo anterior.

Doria Medina supo ser ministro de Planeamiento de la Economía a principios de la década de los 90 del siglo pasado, durante el gobierno del socialdemócrata Jaime Paz Zamora (1989-93), desde donde impulsó la privatización de empresas estatales rentables, bajo el predicamento de "una por día" hasta que se acaben.

Sus adversarios políticos le achacan haber fomentado su fortuna y la de su familia tras cerrar el Banco del Estado.

"Doria Medina en realidad no tiene moral para referirse a nuestro proceso, nuestro líder y la construcción de la Casa del Pueblo", remató López.

Enclavada a unos metros de la Plaza de Armas de La Paz, la Casa del Pueblo, en cuya terraza se ha previsto un helipuerto, albergará, además de la Presidencia, a las oficinas de varios dependencias de la administración del Estado.

Morales busca "acabar con el Estado inquilino", pues hasta hoy mismo varios ministerios funcionan en inmuebles particulares, en arriendo. / RDC - ABI/ jvj