Image Presidenta Jeanine Áñez (Foto: Twitter)

Una agenda de trabajo sin horario ni descanso; entre reuniones, actos protocolares, tareas habituales de las más altas funciones del Estado forman parte de los días cotidianos de la Presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia, Jeanine Áñez desde su ascensión al mando presidencial.

Tras haber culminado un día de arduo trabajo, el momento en el que la presidenta arribaba a la Casa Presidencial en la zona de San Jorge, vio que un perrito callejero buscaba cobijo en medio de la lluvia, sin dudarlo y advirtiendo que estaba mojado, lo hizo entrar en la residencia, lo cobijó, lo baño y decidió adoptarlo.

“Nos conocimos hace unos días fuera de San Jorge, está enfermito, pero con mucho cariño ya está recuperando. Es la alegría que me despide todos los días y me recibe siempre con una sonrisa. Les presento a Pitita, el nuevo integrante de la familia”, escribió la Mandataria en su cuenta Twitter.

Al día siguiente otro perrito se arrimó a la puerta principal de la Residencia, al ver que estaba desamparado, motivada por su profundo amor a los animales la presidenta Áñez no dudo en darle la oportunidad de tener una familia.

Ahora Pitita y Negrito son los nuevos huéspedes de la Casa Presidencial. Sin duda una muestra más de la sensibilidad y sencillez de la Presidenta. //ABI/CM