Image Foto Redes Sociales BTV

El presidente Luis Arce Catacora afirmó este lunes que no tiene miedo que la derecha golpista y asesina atente contra su vida, después de que se conoció que durante la campaña electoral de 2020 un grupo de paramilitares extranjeros, quienes después asesinaron al presidente de Haití, Jovenel Moïse, llegaron a Bolivia para intentar acabar con su vida. 

El mandatario señaló que a un año de la recuperación de la democracia es importante que el pueblo conozca que, durante la campaña electoral en 2020, en momentos en que se dirigían a Los Yungas, sufrieron un atentado. El segundo episodio ocurrió cuando policías y tanquetas rodearon la casa de campaña del MAS para intentar detener a los candidatos.

“Ese día, hermanas y hermanos, recordará nuestro Jilata David, la casa de campaña donde estábamos, fue rodeada de policías, inclusive tanquetas y vehículos, seguramente para transportarnos directamente a la cárcel porque ellos pensaban que íbamos a perder las elecciones. Hasta el último momento seguían pensando cómo hacer fraude, cómo deslegitimizar el voto popular en las urnas. El conteo que teníamos y el sistema que teníamos de control electoral no se equivocaba marcaba una tendencia desde la primera mesa que el pueblo boliviano iba a recuperar la democracia el 18 de octubre”, precisó. 

“Tuvimos un atentado previamente en la casa de campaña, eran momentos tensos porque en ese momento hermanas, hermanos, la derecha golpista que hoy quiere impunidad en sus actos pretendía nuestras cabezas (...). Fue el pueblo boliviano con ese voto reconociendo que en realidad la derecha no representa al pueblo boliviano, no representa sus intereses y con 55% ganamos esas elecciones el pasado 18 de octubre”, rememoró. 

El primer mandatario remarcó que la campaña electoral estuvo plagada de un permanente acoso, seguimiento, persecución y actos que atentaban contra su vida, por lo que refirió: “Hoy en la mañana, nuestro hermano Ministro de Gobierno daba una información que la supimos oportunamente; hermanos y hermanas, quisieron atentar contra nuestra vida, pero a la derecha golpista y asesina le vamos a responder con una frase de Marcelo Quiroga Santa Cruz: Sabemos que más pronto que tarde se cobrarán esto que estamos haciendo. Estamos dispuestos a pagar ese precio, siempre estuvimos dispuestos, jamás vamos a rehuir al peligro porque mucho más temible que ese enemigo que está buscando la manera de anularnos, aun físicamente, es una conciencia culpable y no podríamos soportarlos a nosotros mismos sino cumpliéramos nuestro deber”. 

“Hermanos y hermanas, no tenemos miedo”, manifestó Arce, mientras una multitud de líderes de organizaciones y población que se encontraba en el coliseo cerrado Julio Borelli Viterito respondió y coreó: “¡no tenemos miedo, no tenemos miedo, no tenemos miedo!”. //Viceministerio de Comunicación / DC