Image Una de las familias que se beneficiaron con viviendas en El Alto / Foto: Vicepresidencia

Lucy Flores vivía en El Alto con sus cinco hijos en una pequeña vivienda de adobe. En distintas ocasiones, confesó, vio que algunas familias recibían casas sociales y siempre quiso le tocara la misma suerte. Fue entonces que su esposo René, quien sufre una incapacidad debido a una embolia por un accidente durante su trabajo, le dijo que personal de la Agencia de Viviendas estaba visitando su zona y decidieron acercarse para conocer los requisitos.

"En sueños quería que Evo sea padrino de mi casa y se me hizo realidad. Antes vivía en una casa de pura tierra de adobe. Cuando supe del programa, no pensé que era verdad, pero ahora estamos muy felices y ahora mi sueño se hizo realidad", dijo Lucy en medio de lágrimas. Ahora cuenta con una casa que tiene sus correspondientes dormitorios, baño y cocina.

Al igual que la de Lucy, otras 55 familias se beneficiaron el miércoles por la tarde con la inauguración de la ampliación o mejora de sus viviendas en el Distrito 4 de la urbe alteña. La entrega fue realizada por el vicepresidente Álvaro García Linera quien fue recibido por los vecinos de la zona San Felipe de Seque con alegría, pancartas de apoyo y mucho más.

Janeth Quispe y Pedro Mullisaca, vecinos que también recibieron sus nuevas viviendas, se sumaron a este agradecimiento a nombre de los beneficiarios y manifestaron, en declaraciones separadas, la importancia que tiene el programa de viviendas sociales para mejorar las condiciones de vida de las familias más necesitadas.

“Este es un plan de vivienda para proteger a los más necesitados (...) quiero decir a los vecinos que el mejoramiento y ampliación de viviendas, en primer lugar, es para los más humildes", aseveró García Linera durante su discurso, en el que remarcó la importancia que tuvo la lucha de los alteños para recuperar los recursos hidrocarburíferos de manos de los neoliberales, dinero que ahora es invertido en obras y programas sociales.

Entre los beneficiarios están 17 madres solteras, dos padres solteros, dos familias con dependientes que tienen alguna discapacidad y dos adultos mayores. Las viviendas, que tuvieron una inversión total de Bs 2,7 millones, llegaron a las zonas Juana Azurduy de Padilla, Santa Bárbara y San Felipe de Seque.

En la ciudad de El Alto se entregaron ya 2.980 familias. El Vicepresidente explicó que en estos días, se anunciarán nuevas inversiones para esta ciudad como la construcción de unidades educativas, desembolso para enlosetados, gas para el Distrito 8, entre otras más. /// CBA