Image Protestas que piden la flexibilización de la cuarentena (Foto: El Tiempo)

Estados Unidos alcanzó este jueves los 38,6 millones de pedidos de subsidio de desempleo desde mediados de marzo por la pandemia, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin,  advirtió de la "fuerte probabilidad" de más ayuda tras los 3 billones de dólares ya inyectados a la economía.

El Departamento del Trabajo informó que otros 2,43 millones de personas se acogieron al seguro de paro la semana del 10 al 16 de mayo, llevando a una cifra sin precedentes el total de desempleados en el país en las últimas nueve semanas por la paralización de las actividades para frenar los contagios del coronavirus.

Pero las pérdidas semanales de empleo podrían acercarse a los 4,7 millones, si se suman los 2,22 millones de beneficiados bajo el programa de Asistencia Federal de Desempleo para la Pandemia, dirigido a cuentapropistas que tradicionalmente no calificarían.

En medio de planes de la Casa Blanca para una pronta reapertura de la economía, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, no descartó la necesidad de un nuevo plan de estímulo, pero dijo que hay tiempo para evaluarlo y rechazó el proyecto de ley que impulsa la oposición demócrata, que prevé ayudas por otros 3 billones de dólares.

Las solicitudes de beneficios por desempleo en Estados Unidos parecen haber superado el pico máximo a fines de marzo, pero los economistas estiman que la situación real es probablemente peor de lo que indican las cifras. Pero sigue siendo muy superior a la de cualquier semana durante la crisis financiera mundial de 2008 y más en línea con la debacle de la Gran Depresión de hace casi un siglo.

HHM//AFP