Image

Según el libro titulado Fechas históricas indígenas de Roberto Santos Escóbar, el 22 de febrero de 1926, los colonos de la finca Onilamwaya, de propiedad de Benjamín Mendoza, que se hallaban en constante rebeldía a los trabajos agrícolas, fueron hostigados, asesinados y obligados a abandonar sus tierras por los vecinos de Kumwaya. Ante este hecho de características singulares, Mendoza exigió vehementemente la presencia de una unidad del Ejército para mantener la tranquilidad en su predio rustico, dado que los subprefectos de las provincias de Larikaja y Umasuyus no disponían de elementos armados capaces de garantizar la paz en la región./RAR