Image Foto Referencial

La VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) comenzó este sábado con fuertes críticas a la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Estados Unidos (EEUU) por su permanente injerencia en los países de América Latina y el Caribe.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, exigió a Estados Unidos poner fin de las políticas de embargo, bloqueo y entablar una nueva relación vigorosa entre los pueblos de América Latina: “Me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar las soberanías”.

Por su lado, el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, denunció que la Organización de Estados Americanos es un “organismo obsoleto e ineficaz” que dejó de lado la Carta Democrática y actúa en contra de los principios de la democracia.

“La OEA, en vez de actuar bajo los mandatos de la Carta Democrática, actúa en contra de los principios de la democracia, su creciente injerencia en los asuntos de los Estados no contribuye a la solución pacífica de controversias sino más bien las genera, es un organismo obsoleto e ineficaz que no responde a las necesidades de nuestros Estados y a los principios del multilateralismo”, señaló durante du intervención en la cumbre.

En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Denis Ronaldo Moncada Colindres, manifestó que la CELAC tiene dignidad, encarna voces propias y no es un instrumento del imperio: “Condenamos, rechazamos todos los intentos perversos de destruir a los pueblos y revoluciones de Cuba, Bolivia, Venezuela y Nicaragua. Repudiamos y exigimos el inmediato cese al inhumano y criminal bloqueo contra el hermano pueblo cubano y las agresivas unilaterales contra nuestros países”.

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, también criticó a la Organización de los Estados Americanos: “La OEA es la organización que, al servicio de Estados Unidos, apoyó los intentos de aislamiento a Cuba, de intervenciones militares en América Latina y el Caribe, de golpes de Estado, de dictaduras militares para contener la resistencia de los pueblos de nuestra américa”.

“La OEA guardó silencio mientras se torturaba en nuestra región y en su país (dirigido al presidente de Uruguay, Luis Lacalle). La OEA es la que calla cuando hoy se reprime, se asesina y se desaparece latinoamericanos. Tiene un impresentable Secretario General que contribuyó, participó y apoyó al golpe de Estado al gobierno de Bolivia”, manifestó durante su segunda participación en la cumbre de la CELAC. // Viceministerio de Comunicación