Image Foto: Agencia TIMÓN

Durante la posesión del nuevo directorio de la Cámara de Industria, Comercio y Turismo de Santa Cruz (Cainco), el vicepresidente Álvaro García Linera, destacó que la producción de biodiesel en un corto y mediano plazo permitirá la expansión de la frontera agrícola y es el próximo gran eslabón de una alianza entre el sector público y privado, además que se avizora un crecimiento sostenido de la economía regional y del país.

"De concretizarse esta alianza entre la principal empresa de Bolivia (YPFB) y todo el sector productor (para el biodiesel) las posibilidades de una rápida expansión de la frontera agrícola y de generación de fuentes de empleo, de nuevas divisas, está al alcance de nuestras manos en los siguientes meses", destacó. 

Manifestó que el acuerdo establece preservar los mercados de la industria soyera donde los pequeños, medianos y grandes productores tengan la capacidad de ampliar hasta 250.000 hectáreas nuevas de soya que estarán destinadas exclusivamente para la producción de 100 millones de litros de biodiesel.

"Las reuniones que tuvimos recientemente (...) se tuvo la información no solamente de la aprobación del uso de las semillas genéticamente modificados que van a permitir la agricultura soyera aumentar en 20 por ciento su producción sino la articulación de la empresa más importante de Bolivia, YPFB, con todo el sector agrícola vinculado a la soya para producir biodiesel", señaló.

En la actualidad según los datos de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) se tienen cultivadas 1,2 millones de hectáreas que generan más de 2.7 millones de toneladas métricas de soya que se comercializa e industrializa en el mercado interno y para la exportación.

Para el Gobierno sobre la base de gas, litio y biocombustibles los siguientes años la economía del país puede estar rebasando fácilmente el 5% o 6% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) pese a condiciones adversas que puedan presentarse con los precios del gas y los minerales. /// ggrd