Image Javier Issa, viceministro de Régimen Interior en el programa "Primero la verdad" (Foto: Btv)

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa, denunció el domingo, en Bolivia Tv, que la compra con sobreprecio de los respiradores españoles para enfrentar al coronavirus puso al descubierto un complot por parte de funcionarios públicos en diferentes instituciones del Estado, afines al gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), con el objetivo de dañar la imagen del Gobierno de la presidenta Constitucional, Jeanine Áñez.

"(…) en primera instancia, se vio como un escándalo del Gobierno actual, pero al investigar todo lo que ha pasado, vemos que era un verdadero complot", afirmó Issa, quien apuntó a funcionarios de la anterior administración de gobierno, que continuaron como empleados públicos en esta gestión; como Fernando Valenzuela, exdirector jurídico del Ministerio de Salud.

La autoridad reveló que ese mecanismo de conspiración incluso fue detectado en el Ministerio de Gobierno desde donde se filtraba información a terceras personas.

"Desde el Ministerio de Gobierno hemos detectado que existe una conspiración constante en casi todas las instituciones que hay en Bolivia. Tenemos 14 años de un régimen que ha vivido a base de conspiraciones", lamentó Issa.

La autoridad precisó que cuando la por entonces senadora Jeanine Áñez asumió la Presidencia del país, se determinó mantener a todos los funcionarios, debido a que no había mucho tiempo para que nueva gente aprenda funciones referidas la administración pública.

Es así que la estructura de funcionarios públicos que trabajó durante la gestión del MAS continuó ejerciendo sus labores y cuando inició la emergencia por el coronavirus, se comenzaron a detectar una serie de irregularidades, desde el interior de la administración pública y por parte de autoridades subnacionales y dirigentes afines al MAS.
HHM//