Image Foto Redes Sociales BTV

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, efectuó esta tarde, a nombre del Gobierno Nacional, una severa condena de todos los actos de violencia, agresión y racismo perpetrados ayer durante la conmemoración de la efeméride cívica cruceña.

“Señor Camacho, Santa Cruz no es su hacienda, la plaza 24 de Septiembre no es su hacienda; ese espacio nos representa, es el espacio de los cruceños, es el espacio que cobija a bolivianas y bolivianos”, señaló en referencia al gobernador Luis Fernando Camacho a cuya cabeza las autoridades y funcionarios del gobierno departamental realizaron una serie de agravios, desde no dar la palabra al presidente en ejercicio, David Choquehuanca, hasta bajar la wiphala del mástil inmediatamente después de ser izada, pasando por agresiones verbales y físicas a representantes de los pueblos originarios que se dieron cita en el lugar.

“La plaza es de todos los cruceños y de todos los bolivianos. Indígenas quechuas y aymaras son también parte de santa Cruz”, recalcó la autoridad y rememoró con detalle lo ocurrido en la víspera. “Desde el primer momento la gobernación quiso imponer cómo desarrollar los actos de festejo, y buscó dejar en claro que el Gobierno Nacional era solo un invitado; querían tomar decisiones sobre cómo actuar con respecto a los símbolos patrios. La posición de nuestro Gobierno fue que los cuatro mástiles sean empleados para la tricolor, la bandera de Santa Cruz, la wiphala y el patujú, pero ellos no quisieron las dos últimas pese a que insistimos porque eso está establecido en la CPE”.

Luego de enfatizar en que Camacho y sus seguidores quieren volver a actuar como en tiempos de la Colonia o como cuando hubo golpe de Estado, y que ocupados en ello no presentaron obras o proyectos ni hicieron anuncios que muestre su gestión a favor del pueblo cruceño, hizo una comparación con lo sucedido el 23 de septiembre en la sesión de honor del Concejo Municipal. “¡Qué diferencia! en esos actos se supo escuchar todas las voces, se supo celebrar; el hermano alcalde de Santa Cruz habló de la necesidad de unir esfuerzos, de buscar y alcanzar logros en el marco de la integración y la unidad. Y el hermano presidente en ejercicio también se refirió al respeto mutuo en pos de la confraternidad a pesar de nuestras diferencias. Así se trabaja cuando hay respeto a las diversidades”, concluyó 

Finalmente manifestó que el Gobierno Nacional no dejará de hacer obras para Santa Cruz, “porque nuestro compromiso es trabajar por el bienestar de los bolivianos y las bolivianas”, y advirtió que no se permitirán actitudes y acciones que vulneren la Constitución y mellen la dignidad de los ciudadanos, y mucho menos, aquellas que pongan en peligro la democracia. “Tenemos conocimiento de algunos grupo que no están dispuestos a respetar la democracia. Lo que no pueden conseguir en las urnas quieren conseguirlo con violencia, quieren desenterrar nuevamente odios. Ya el hermano David Choquehuanca les recordó que quien siembra odio, cosecha odio”. //Viceministerio de Comunicación