Image Ministra de la Presidencia, María Nela Prada

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, informó este jueves que el Gobierno nacional decidió retirar el Proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) a fin de precautelar la paz y no dar lugar la confrontación ni violencia en el país por la desinformación causada de parte de grupos opositores. 

“Como Órgano Ejecutivo, escuchando al pueblo boliviano y sus preocupaciones en relación a este Proyecto de Ley, hemos decidido retirarlo para no dar lugar a que nos confronten entre bolivianos y menos a la desestabilización”, manifestó la autoridad de Gobierno. 

Prada lamentó que algunos políticos y grupos que buscan permanentemente la desestabilización del país hayan generado no solo desinformación, sino temor ante una ley que busca cumplir con estándares internacionales.

“Nunca iremos en contra de los intereses del pueblo boliviano, reconocemos que hubo fallas en la socialización de este Proyecto de Ley, lamentablemente ante esas ausencias de información se ha instalado un temor infundado”, agregó. 

La Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) aclaró en reiteradas ocasiones que el Proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas, Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva o no Convencionales, no afecta la libertad de expresión, la labor periodística ni incurre en censura.

No contempla en ninguno de sus artículos que esa entidad pueda solicitar que se levante la confidencialidad de reserva de fuentes a periodistas, quienes no tienen el deber de informar, ni mucho menos son sujetos obligados ante la UIF, ya que sus actividades no están vinculadas a la intermediación financiera, mercado de valores, seguros, compra y venta de divisas y otros previstos en la propuesta, ni leyes en actual vigencia.

Bolivia es parte de las convenciones internacionales que rigen el combate del lavado de dinero y financiamiento al terrorismo a nivel internacional, como la Carta de Naciones Unidas de junio de 1945; la Convención de las Naciones Unidas Contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988; y la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, entre otras. // VI