Image Golpe de Estado de Banzer (Foto: Internet)

Un 21 de agosto de 1971, el entonces coronel Hugo Banzer Suárez derrocó al gobierno popular de Juan José Torres y asumió el cargo de presidente con el apoyo de Estados Unidos, por su declarado anticomunismo. Su gobierno se caracterizó por la permanente violación a los derechos humanos y formó parte del Plan Cóndor.

A 48 años de ese golpe de estado, se recuerdan los enfrentamientos en Santa Cruz y La Paz. Durante ese tiempo de dictadura se llegó al extremo de que el propio mandatario de entonces instruyó en alguna ocasión a sus seguidores, en un acto público, a eliminar a los opositores porque, al hacerlo, servían al país.

Días antes, la madrugada del 17 de agosto de 1971, las joyas de la Virgen de Cotoca desaparecieron de la Catedral de Santa Cruz por órdenes de los seguidores de Banzer, quien ingresó ilegalmente a Bolivia desde Argentina. El 19 de agosto comenzó el golpe de estado en Santa Cruz, aunque para el periodista Remberto Cárdenas no hay ninguna duda de que hubo fieles cruceños vinculados con el plan de Banzer.

De acuerdo con El Diario el 19 de agosto de 1971, fueron 10.000 los peregrinos que acompañaron la procesión encabezada por el obispo Luis Rodríguez. Luego de esa manifestación, militares y civiles leales a Banzer tomaron las instalaciones de la Universidad Gabriel René Moreno. Mataron al portero y a un docente maoísta sin que haya resistencia (el sistema universitario vivía los efectos de la Revolución Universitaria desde abril de 1970). Otras acciones de fuerza fueron la toma de la Radio Piraí y Altiplano.

Para el 20 de agosto de 1971 se daba por hecho que el golpe llegaría a La Paz, donde se preparaba una resistencia ciudadana que no tuvo éxito, pues la Asamblea Popular no contaba con un brazo militar y las Fuerzas Armadas apoyaban al entonces coronel Banzer.

El 21 de agosto de 1971 el General Hugo Banzer Suárez llegó al gobierno de Bolivia, donde permaneció durante casi siete años. La dictadura de Banzer fue la primera instaurada en los años 70 en el Cono Sur, abriendo el ciclo de los golpes contrarrevolucionarios de esa década: le siguieron en junio y septiembre de 1973 los ejecutados en Uruguay y Chile, y en 1976, el encabezado por Videla y la Junta Militar en Argentina.

Los organismos de derechos humanos contabilizaron un mínimo de 200 muertos, más de 14.000 personas pasaron por cárceles, la mayoría sin juicio previo y habiendo sufrido torturas y unos 19.000 debieron exiliarse./CMY