Image Foto: RRSS

Un escenario nada agradable se registró en la ciudad de La Paz, cuando dos guardias municipales, le gritaron a un niño que vendía tunas en una carretilla, hasta hacerlo llorar y tratar de defender su fuente de ingreso.

Según los testigos, los guardias de manera prepotente y altanera, amenazaron al niño con decomisar su mercancía, por lo que reaccionaron ante tal actuar confrontando su reacción y reprochando su actitud.

El niño que sólo trataba de vender sus tunas, relató que vivía con su abuela y su hermanito y que “tenía que salir a ganar unos pesos para poder llevar comida” a su hogar.

El hecho se registró en la calle Almirante Grau, frente a la Caja Nacional de Salud de la ciudad de La Paz, y a la fecha, ni el Alcalde Luis Revilla, ni los Jefes superiores de los guardias municipales, han remitido información alguna sobre el incidente, recordando que muy aparte de su labor, son innumerables los casos de vulneración y atropello a menores y ancianos ambulantes. /// ggrd