Image Foto: Desiree Martin / AFP

El presidente Evo Morales fue obligado a sobrevolar sin rumbo por varias horas, tras que Estados Unidos obligara a Italia, Portugal, Francia y España a ejercer un veto aéreo, hecho que puso en peligro la vida y seguridad del líder indígena.

El avión presidencial  retronaba de Moscú a la sede de Gobierno, luego de participar en una conferencia de países productores de gas, pero de formar inexplicable Portugal y Francia cancelaron la autorización para la nave opere, por sospechas infundadas de que trasladaba al exagente de seguridad estadounidense Edward Snowden.

Para salvar la emergencia, la Cancillería boliviana obtuvo el permiso de España para que la aeronave aterrice en las Islas Canarias con el fin de reabastecerse de gasolina, para llegar a la base aérea de Viene, Austria, hecho que pudo desencadenar en una tragedia, debido a una información falsa sobre la presunta incorporación del buscado exagente de la CIA.

Esa situación que puso en riesgo la vida de Morales, marco un precedente internacional y una gravísima violación en materia de derechos humanos y tratados tras el amedrentamiento e intimidación que ejerció Estados Unidos en los gobiernos de Europa.

Dos días después de ese acontecimiento, sus homólogos de países de la Unión de Naciones Suramericanas se reunieron en la ciudad de Cochabamba, donde demandaron a Francia, España, Portugal e Italia asumir por primera vez sus errores y pedir perdón a Morales por poner en riesgo su vida, al impedir que la nave opere en países europeos.///vchm.