Image Foto: encuentrocultura.pe

La madrugada de ayer, jueves 21 de marzo, falleció Iván Nogales Bazán, que fue un incansable gestor de la cultura del Teatro Trono y la Fundación Comunidad de Menores Productores en Artes (Compa), que este año celebra 30 años.

Nació el 13 de noviembre de 1963 en La Paz, pero desde muy pequeño vivió en la ciudad de El Alto, y fue justamente en esa ciudad en la que en 1982 integró el grupo Agujón, que se enmarcó en el denominado “teatro popular”. Desde 1989 impulsó y actuó en el Teatro Trono (que luego se convertiría en la Fundación Compa), que siendo uno de los primeros teatros de la ciudad más joven del país. De ahí en adelante el teatro terminó por convertirse en su medio de expresión pero también de actitud ante la vida.   

“El arte no solo sea resonancia estética, no solamente el aplauso, que hay que hacerlo, por supuesto, lo mejor de nosotros porque que salgan obras bellas, que puedan conmover a las personas a través de lo hermoso, lo lindo, la belleza, pero al mismo tiempo que sea en sí misma no solo un mensaje ideológico panfletario sino en sí mismo todo el tejido interno de los actores en su dinámica comunitaria, es una propuesta ética y estética al mismo tiempo”, dijo en una de sus últimas intervenciones.

Teatro Trono

Finalizaba la década de los 90 y la crisis económica de esos años será más acentuada en la Ciudad de El Alto. Nogales junto a un grupo de niños y adolescentes de la calle conformó el Teatro Trono. Las primeras funciones se hicieron en la calle en las plazas y donde se podía, con obras que explicaban la situación de las clases populares. La metodología del Teatro Trono está sustentada en el trabajo colectivo y en la participación activa de sus integrantes

Conforme el grupo se fue consolidando, a partir de 1992 el trabajo se extiende a los adolescentes y niños de los barrios circundantes con quienes se conforma un grupo de actores que visita varios países presentando obras. Actuablemente el Teatro Trono cuenta con 23 personas. /// jcmh