Image Instituto oncológico del Oriente (Internet)

El especialista forense Raúl Caballero pidió el viernes investigar al equipo que asistió al médico oncólogo Roger Moreno durante la cirugía que le costó al niño Sebastián la extirpación de un riñón sano en vez del dañado.

Ese hecho puso al niño de tres años de edad al borde de la muerte y conmovió a Bolivia, ocho meses después de que los médicos bolivianos se soltaran a las calles para oponerse a una norma que sancionaba la mala práctica.

"En este caso el doctor se ha equivocado o le han hecho equivocar. Se tiene que investigar quiénes más están involucrados en este caso", dijo Caballero a radio Panamericana.

El menor está en el Hospital del Niño de Santa Cruz, donde recibe tratamiento de diálisis, tras ser derivado del Hospital Oncológico, donde perdió los dos riñones, primero el sano y después el afectado por un cáncer que lo aqueja.

En contraposición, el presidente del Colegio Médico de La Paz, el opositor Luis Larrea, prefirió no emitir conjeturas mientras no se conozca la versión del galeno implicado en ese hecho.

"Nosotros queremos escuchar al profesional, hasta ahora estamos incrédulos en lo que ha pasado", dijo y evitó explicar, técnicamente, qué es lo que correspondía hacer en esa intervención quirúrgica.

En la víspera, el Gobierno se comprometió a correr con todos los gastos del tratamiento médico de Sebastián, que tendrá que soportar las sesiones de diálisis por unos cinco años, hasta que esté en condiciones de recibir un riñón de un donante./Rdc/ABI/CMY