Image Foto: UCP

La Asamblea General de las Naciones Unidas, designó el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down, con el objetivo de generar una mayor conciencia pública y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual.

Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones, el acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

Este 2019 la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down se centra en el lema "No dejar nadie atrás" pues se debe tener la oportunidad de disfrutar vidas plenas, en igualdad de condiciones con las demás, en todos los aspectos en los que se desenvuelve la sociedad.

El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

El Estado Plurinacional de Bolivia, a través de la Ley Nº 4024 ratifica la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y a partir de ello la Ley General Nº 223 para Personas con Discapacidad y el Decreto Supremo N° 1893, que reglamenta la mencionada norma, garantizan el ejercicio pleno de sus derechos y deberes. /// ggrd