Image El presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, en la comunidad de San Bernardo (Beni)

Bajo Sécure - Beni, 27 de enero de 2013 (Btv).- El Órgano Ejecutivo garantizó el domingo la construcción de unidades educativas y la dotación de ítems en comunidades del Bajo Sécure, del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

En ocasión de hacer entrega de un generador de energía eléctrica, en la comunidad de San Bernardo, el presidente en ejercicio Álvaro García Linera recordó que es prioridad para el Estado la educación gratuita en todo el territorio nacional, especialmente en las regiones más abandonadas del país.

“La educación es gratuita, obligatoria desde primero básico hasta sexto de secundaria, y los niños, los jóvenes no pueden quedarse sin su escuela, evidentemente no va a haber una escuela por comunidad, eso no se puede, pero puede haber una escuela para varias comunidades, entonces los niños tienen que saber que esa es la decisión y el mandato del presidente Evo”, manifestó el Mandatario interino.

García, explicó que el objetivo es que los niños y jóvenes del TIPNIS cuenten con unidades educativas hasta sexto de secundaria y no se vean obligados a ir hasta las grandes ciudades para salir bachilleres.

En ese marco, reiteró que de acuerdo a agenda prevista por el presidente Evo Morales Ayma para reducir la extrema pobreza en el país, hasta el 2025, está previsto que en los próximos tres años en ese territorio se instalen todos los servicios de agua potable, electricidad, alcantarillado y postas sanitarias.

En la ocasión, dirigentes de varias comunidades solicitaron al Primer Mandatario la urgente necesidad de contar con una carretera que les permita sacar sus productos para la venta y la atención de en medicina especializada, toda vez que en la actualidad demoran entre 15 a 18 días para ir de San Bernardo hasta Oromomo.

San Bernardo es la sexta comunidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure en beneficiarse con energía eléctrica a través de un motor a diesel que fue financiado con el programa “Bolivia cambia, Evo cumple”.