Image Foto: BTV

Durante el día de hoy se pronosticaba la realización de una marcha pacífica en la que participarían ciudadanos en contra de los anuncios del Tribunal Supremo Electoral, al habilitar el binomio Morales-García Linera. Lo que no se esperaba es que falleciera una mujer por esta causa, ni que hubiese heridos, destrozos y vandalismo contra bienes públicos; ya que se afirmaba sería apacible y una mera expresión democrática.

El fallecimiento de Suleydi Estívariz López en Riberalta, fue a causa de una disputa que tuvo dicha mujer al defender al dueño de una tienda de abarrotes que estaba siendo increpado. A razón de esta situación, la mujer fue agredida, resbaló y se golpeó la cabeza, falleciendo al instante.

Con el mismo nivel de violencia, se localizaron conflictos en puntos en donde vecinos ejercieron su derecho ciudadano a expresar su descontento con el corte y fueron violentados por los activistas que expresaban su insatisfacción diciendo que vivían un proceso de "dictadura".

Frente a estos anuncios la Ministra de Comunicación Gisela López manifestó la contradicción de esta perspectiva, ya que de ser así no hubiese sido posible que estos grupos de personas planificaran y ejecutaran esta manifestación, que poco tuvo de pacífica y democrática. Y agregó que "habría que preguntarle al presidente del comité de Santa Cruz que piensa de la muerte de la señora en Riberalta".

En La Paz, los militantes realizaron destrozos en la Plaza Abaroa y atacaron con diversos objetos y piedras a los policías que intentaban proteger el espacio público. Luego de esto, quisieron tomar por la fuerza el TSE, para mostrar su disconformidad por las habilitaciones expuestas. Nuevamente la fuerza policial tuvo que evitar dicha situación a fuerza de recibir golpes, piedrazos y resultar heridos.

Con escasa y forzada convocatoria, la manifestación ya había comenzado inicialmente con cierto malestar por esta razón, ya que al no haber cantidad de personas, debían realizar los cortes con cintas, banderas y demás objetos e incluso animales que ocuparan ese espacio. Con el correr de las horas, los manifestantes comenzaron a incrementar su nivel de violencia y ya tenían planificado concentrarse frente al TSE, para realizar una toma a la fuerza. /NQ