Image Foto: El Deber

Ayer el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, declaró desastre departamental debido a los incendios que desde hace una semana afectan a la región. La autoridad convocó a una reunión para “redoblar esfuerzos y coordinar con el Gobierno” para así mitigar los efectos.

Al menos unas 400 mil hectáreas fueron afectadas por las llamas. Solo en el municipio de Roboré, una de las regiones más afectadas, 50.000 hectáreas fueron reducidas a cenizas, informó Cinthia Asin, secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación.

La reunión convocada por la autoridad departamental se realizaría este domingo para coordinar las acciones de mitigación que Bomberos, Defensa Civil y otras entidades. Entre tanto las llamas continúan expandiéndose poniendo en riesgo la reserva natural Tucabaca./CMY