Image (Foto Archivo: BTV)

Luego de la crisis de noviembre de 2019, un incidente, al final mal entendido, a finales de año obligó al gobierno de facto de Áñez expulsar a la embajadora mexicana en Bolivia, María Teresa Mercado, de quien el Encargado de Negocios de México en Bolivia, el embajador Edmundo Font adelantó, al matutino La Razón, que retornará a su misión precedente.

“Reconozco la valiosa actuación de la Embajadora María Teresa Mercado en Bolivia, quien ha cumplido cabalmente representando a México y su causa en favor del asilo y la paz. Será siempre timbre de orgullo su entereza y apego a la mejor tradición de política exterior de nuestro país”, escribió en redes sociales el canciller mexicano Marcelo Ebrard el 30 de diciembre de 2019, tras que el gobierno de facto la declarara persona “non grata” y le diera 72 horas para salir del país.

La relación diplomática entre Bolivia y México se deterioró luego de que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador otorgó en noviembre de 2019 asilo político al expresidente Evo Morales, que renunció a su cargo a inicios de noviembre en medio de unas cuestionadas elecciones que había ganado.

También porque, siete excolaboradores del otrora presidente Evo Morales se asilaron en la residencia, a la espera de un salvoconducto que el gobierno de Áñez nunca les otorgó. Se trataba de los exministros Héctor Árce, Wilma Alanoca, Hugo Moldiz, Javier Zavaleta y Juan Ramón Quintana, además del exgobernador de Oruro Víctor Hugo Vásquez y el exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) Nicolás Laguna.

María Teresa Mercado Antes de esta representación en Bolivia se desempeñó como Jefa de Cancillería en la Embajada en el Reino de Bélgica-Gran Ducado de Luxemburgo y la Misión ante la Unión Europea.

También fue Jefa de Cancillería en la Embajada de México en Argentina y Encargada de Negocios en Dinamarca. Donde el Reino de esta nación la condecoró.

LM//