Image Las autoridades en el acto de la entrega de los restos del guerrillero del ELN. (internet)

La Paz, 22 abril de 2013 (BTV).- El Órgano Ejecutivo entregó el lunes los restos del guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Hugo Bohorquez Fernández, caído en la guerrilla de Teoponte en 1970.

En acto especial realizado en dependencia del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de La Paz, la ministra de Justicia Cecilia Ayllón, expresó su complacencia por la entrega de los restos mortales del joven luchador social a sus familiares.

“Para el Ministerio de Justicia es un acto muy especial que permite por fin entregar a sus familiares los restos de Hugo Bohorquez, un joven luchador social que ha dado su vida por sus ideales y que indudablemente estas luchas han servido de base para este proceso de cambio", manifestó.

Aseguró, que el Gobierno continuará apoyando las gestiones que realizan el Ministerio Público y la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (Asofamd) para la búsqueda de más desaparecidos en épocas de dictadura

A su vez, Nila Heredia, a nombre de los que forman parte del ELN agradeció las gestiones realizadas para identificar los restos de su compañero.

"Agradecemos a nombre de todos los miembros del ELN de todo este proceso revolucionario del que formamos parte, y lo seguiremos haciendo con la misma entereza que lo hicieron nuestros compañeros", precisó.

De su parte, Matilde Bohorquez, hermana del desaparecido, agradeció el trabajo realizado para identificar los restos mortales de su hermano y los llamó a seguir con esos esfuerzos para dar con otros compatriotas que están desaparecidos.

Finalmente el presidente de Asofand, pidió la aprobación de la Ley de Comisión de la Verdad para desclasificar los archivos secretos de las Fuerzas Armadas (FFAA).

La historia de la aventura foquista del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Teoponte, es la continuidad evidente al proyecto y método que eligió Ernesto (Che) Guevara para avanzar con su sueño revolucionario a nivel continental.

Con los años, Teoponte no fue más que un fantasma en la memoria de un puñado de sobrevivientes: en julio de 1970, 67 combatientes del ELN volvieron a las montañas para soportar una derrota incluso más dura que la de Ñancahuazu.

En la ocasión, 58 murieron en menos de cien días, hasta que el ejército desbarató el foco en el monte y aniquiló su apoyo urbano.

Lcr