Image Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores

Credibilidad e independencia, valores que se buscan en la investigación que empezarán a realizar los seis expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH) durante los próximos seis meses para esclarecer los hechos sucedidos entre el 1 de septiembre hasta el 31 de diciembre del 2019,  hechos que cobraron la vida de alrededor de 35 personas que residían en Senkata (El Alto- La Paz) y Sacaba (Cochabamba) por los actos violentos que suscitaron en torno al conflicto poselectoral del 2019.

 Hoy se firmó el protocolo entre el Gobierno del presidente Luis Arce y la CIDH. Todos los presentantes que asistieron al acto (gubernamentales y no gubernamentales) resaltaron el trabajo imparcial –sin tintes políticos—  para obtener resultados que generen justicia.

El presidente de la CIDH, Joel Hernández, ratificó la independencia internacional de la institución que está a su cargo. Por las observaciones que emitió la CIDH en los sucesos de noviembre del 2019, el gobierno transitorio (de ese entonces) de la expresidenta Jeanine Áñez firmó un acuerdo el 12 de diciembre del 2019. Y luego de casi un año, hoy se inicia el trabajo de investigación con «la voluntad de las presentes autoridades bolivianas por el canciller (Rogelio Mayta) y el ministro de Justicia (Iván Lima) para avanzar, finalmente, con el trabajo para esclarecer los hechos».

Por parte del Ministro de Justicia, Iván Lima, pidió que participen en la investigación las personas que no accedieron a la justicia por sus bajos recursos económicos, además, indicó  de que «no (van) a intervenir en su trabajo, que (van) a respaldarlo y apoyarlo».

Con el mismo propósito que el ministro de Justicia se dirigió a los expertos investigadores el ministro de las Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta. El canciller indica que la justicia es el camino a la reconstrucción de la patria; espera que la Comisión Interamericana de paso a la credibilidad ya que el sistema de administración de justicia del país «no es creíble para los bolivianos» y que dicha falencia se la debe aceptar con «hidalguía».

Por parte de los expertos de la CIDH que se relacionarán con distintas áreas para hallar la verdad de los hechos; la representante de grupo interdisciplinario, Patricia Tappatá, menciona que su misión es contribuir con el desarrollo de un plan integral para quienes fueron agredidos o perdieron la vida, porque enfatiza que los seres humanos  son únicos e irrepetibles. //NCE